Animales de Costumbres, 2º cap.:”Chubascos Cerebrales” por Germán Montes

testOK.jpgLa calle sigue donde la dejé. Bien, algunas cosas siguen funcionando.

La misma jungla… los mismos animales; amas de casa con bolsas de supermercados repletas de la compra de la semana; hombres descuidadamente trajeados, hablando por móviles de última generación; mujeres con pantalones y chaquetas tan impolutas como su maquillaje, repartidores con o sin uniforme llevando sus cargas de un lado a otro… gente de todo tipo de género, nacionalidad, clase social, creencia y orientación sexual, con un claro punto en común: la prisa. Hagan lo que hagan, vayan donde vayan, siempre bajo la etiqueta de urgente.

Antes no me daba cuenta de esto; no me detenía a mirar, a observar a la gente. Supongo que antes… era como todos. En algún momento, me salí del camino; no recuerdo cuándo, ni cómo, se me acabaron las ganas de ser uno más. Pero esto no tuvo nada que ver con que perdiera mi trabajo. Realmente me gustaba lo que hacía. No es que trabajar en un aeropuerto fuera mi sueño hecho realidad. Ni siquiera volaba, como muchos de mis compañeros. Pero cargar el equipaje de los viajeros en el avión me hacía sentir parte de sus viajes. Una parte tan insignificante como vital; como un pequeño polizón casi imperceptible, pero cuya ausencia puede conllevar desagradables sorpresas. Al fin y al cabo, nadie quiere perder media vida en una maleta extraviada. Sigue leyendo