E.V.A. por Pily Barba

Imagen

Observo momentáneamente tus pupilas. Esas mismas que un día transmitían calma, alegría, luz, AMOR. Las mismas que ahora sólo emiten oscuridad, vanidad, desarraigo y mentira. Observo, sí. Las observo. Y grabo su falsa expresión. Retina a retina. Hasta el momento en que su imagen llega a esa parte de mi cerebro donde se deposita silenciosamente, como un pobre poso: un residuo sin valía.

Las observo, claro. Y lo hago soportando el escozor que me producen las lágrimas. Pensando en todo lo que me ha costado llegar hasta aquí, porque me ha costado. Trabajé duro mientras resistía a duras penas tus constantes devaneos, tu destrucción como respuesta a mi obstinada construcción. Y al final… ¿Al final qué? Hiciste marchitar lo que yo conseguí hacer florecer con tanto ahínco; tiraste por la borda tanto esfuerzo, tanta ilusión, tanto tú y yo.

Observo tus pupilas, sí. Al tiempo que te golpeo y te suelto de tu asidero. Te empujo con fuerza y toda mi mala leche, y observo divertida tu mirada desquiciada mientras te alejas sin saber qué ocurre exactamente. Uh, y sin posibilidad de aferrarte a ninguna parte… Qué faena, amor.

El espacio: sí. La última frontera: ¡JA! Estos son los últimos minutos de mi adorado amor; ese mismo que ahora se aleja flotando patéticamente, con poco menos de un cuarto de hora de oxígeno en su equipo.

¿El espacio? Claro. ¿La última frontera? Es posible. Y si es así, ¿la ves? ¿Ves esa última frontera? Es mi mano. Y mira cómo se despide de ti. Observa cómo se agita lentamente, sin gravedad. Diciéndote bye-bye mientras la otra sigue bien sujeta al asidero de la escotilla. Mis dedos se mueven con sorna: «¡hasta la vista, baby!», a la par que mis labios dan forma una a una a esas tres únicas letras.

«Que tengas un feliz viaje, querido. Y si vislumbras una estrella aun sin cartografiar, no olvides ponerle su nombre: el de esa mujer que te expulsó de nuestro paraíso, llevándote al suyo al compás de su apertura de piernas. ¿Lo recuerdas? El de la misma actividad que te arrastra ahora a la tumba. ¿Lo captas?».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s