Enredados por amor por Laura Ferrera Van Thienen

Imagen

Eran ella y él, dos almas solitarias y perdidas en la gran inmensidad de las redes sociales. Ella decidió abrir su cuenta de Twitter, sin pensar los beneficios que el destino le tenía preparado más allá de lo profesional, en lo sentimental. Él acostumbraba a tontear enviándoles mensajes a las chicas que pasaban por su timeline, se sentía solo. Las invitaba a tomar café, tal vez alguna picara. El día menos pensado, dio con ella…. morena, interesante, con una mirada cautivadora y una sonrisa capaz de encantar a quien se lo propusiera.

Ella dudó, pero le caía bien y aceptó, aunque tardó en concretarse. Los comienzos fueron de tuit en tuit, poco a poco fueron conociéndose. Vivían a una gran distancia de kilómetros, pero los 140 caracteres acercaban su corazón. Ella al principio desconfiaba de él, más era tan cariñoso que poco a poco fue ganándosela, y la coraza de ella terminó de fundirse, cayendo rendida a sus pies.

Día tras día, ella despertaba mirando su DM a ver si tenía algún mensaje suyo, más luego el whatsapp fue testigo de sus mensajes de amor. El día del encuentro se produjo, y lejos de haber frialdad, sus miradas inmediatamente se conectaron, y tímidamente se fundieron en un beso interminable, de esos apasionados que cortan la respiración, eriza la piel y hace que todo lo circundante pareciera inerte, pues solo estaban ella, él y sus sentidos, el resto carecía de importancia.

Los días pasaban, las emociones crecían, el cariño se asentaba y cuando terminó de cautivarla, él se cerró como una ostra por miedo a perderla, a enamorarse cada día más de ella, inseguridad que le llaman. Dicen que el miedo es lo opuesto al amor, que endurece el pecho, acelera los latidos del corazón y hace que comiencen los controles. A él ya le molestaba que navegara por ese medio social que le había acercado a ella. Luego de un tiempo de largas charlas telefónicas y mensajes, ella pudo poner en práctica su empatía y entender su manera de comportarse, lejos de juzgarlo, logró mediante el amor ablandarlo nuevamente, y que dejase atrás sus temores. Como dice la canción, el amor es más fuerte.

A día de hoy siguen juntos, navegando por las redes, compartiendo latidos acompasados y persiguiendo el mismo objetivo, hacerse cada instante el más mágico, dejando atrás los miedos y que esa máquina, que hace tic tac, hable por sí sola.

Fotografía: Sitio web “Educación contracorriente”

Anuncios

2 comentarios en “Enredados por amor por Laura Ferrera Van Thienen

  1. Me encanta. Curiosamente yo conocí a mi marido “por internet”, en el 2006. No fue en ninguna Red Social, o sí, ahora que lo pienso. Fue a través de Match.com Y me pasaba el día comprobando si tenía algún email suyo o algún mensaje vía Messenger. Fue algo muy bonito que recuerdo con mucha nostalgia. Gracias por haberlo traído una vez más a mi memoria.

    • Alicia, nos encanta tu comentario. Bienvenida al blog. Qué historia tan bonita. Aquí estamos, preparados para escucharte si alguna vez te decides a escribirla! Muchas gracias por pasarte y darnos tu opinión, Visítanos siempre que quieras!! Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s