VINO AMARGO por MoRius

Imagen

La reunión de los doce amigos era, en realidad, una despedida.

Fue sirviendo una copa de vino a cada uno. El caldo, de color burdeos brillante, caía en cascada desde la vasija de arcilla a las copas que, cuidadosamente, había colocado en la mesa junto al pan.

Cuando llegó al último comensal, el vino se oscureció, perdió su luminosidad y se volvió opaco. El olor a vinagre le envolvió y aunque nadie se percató, él lo supo.

Sorbió su vino con desgana, sin saborearlo, y fue entonces cuando lo anunció:

-“Esta noche, uno de vosotros, me va a traicionar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s