La leyenda del naipe por Fernando Cámara

Imagen

En el club Madariaga, centro de reunión para gente adinerada y de avanzada edad, hay una baraja de naipes que se encuentran en un pequeño armarito del salón, custodiado a su derecha por las obras completas de A.B.C. y a su izquierda por una serie de licores añejos lujosamente envasados.

Hace casi treinta años que vi por primera vez aquella baraja y sigue siendo hoy la única razón de mis visitas al club.

A través de esos naipes, concretamente en uno de ellos (la sota de oros), se nos revela una leyenda, cuya veracidad yo no voy a cuestionar.

La mujer que en esa particular baraja representa a la citada sota, maneja en su mano diestra un escudo en el que, con aguda observación, se puede contemplar el dibujo de un pequeño pueblo situado en la depresión de un monte. Monte que cobija de infortunios a sus pacíficos, bonachones y temerosos habitantes. En la cima se puede ver (ayudados por  una potente lupa) una figura, de seguro una mujer, envuelta en una túnica blanca, y toda ella rodeada por un fantasmagórico halo.

Y aquí comienza la leyenda, en el mismo momento en que distanciamos el naipe de nuestra vista, apuramos la copa de coñac, y nos dejamos llevar libres por la ensoñación, sumergidos en la tranquilidad de sabernos a salvo.

Visita su web: www.fernandocamara.com

Anuncios

Un comentario en “La leyenda del naipe por Fernando Cámara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s