Especialista en corazón por MoRius

Imagen

– “Buenos días, doctor.”

– “Buenos días, siéntese y dígame lo que le pasa.”

– “Creo que estoy fatal, prepárese para sacar la pizarra y apuntar los síntomas, estoy un poco asustada”.

– “Eso lo decidiré yo, empiece por el principio y no se vaya por las ramas”.

– “Está bien. Le diré que los síntomas se han ido agravando con el tiempo, en un primer momento, era algo así como una sensación difícil de describir, algo etérea, quizá solo en mi mente, pero ahora son sensaciones muy definidas:

Me duele el corazón, creo que es porque de vez en cuando tengo taquicardias. Cuando cesa la taquicardia, a veces, siento que el corazón se paraliza y late lentamente, pero eso no es lo peor, otras veces, creo que mi corazón se ha hecho un nudo y no puede bombear la sangre…uffff… luego el estómago. A veces no tengo hambre y otras, de repente, un hambre voraz. 
Habitualmente, mi estómago no está tranquilo, es como un aletear de mariposas dentro de él… no creo que eso sea muy normal. Tengo sueños…no duermo tranquila y tengo constantes cambios de ánimo: igual quiero llorar o  estoy malhumorada que reír hasta el infinito y comerme el mundo. No controlo mis sonrisas, que vienen a mi boca sin avisar.
A veces un mail, un sms, una llamada, me recarga de energía para todo el día ¿no es eso extraño?  Luego los sofocos…un calooor, la piel, los ojos, ¡¡¡a veces me brillan, doctor!!! aunque estemos a 3 grados bajo cero… la temperatura de mi cuerpo no se regula por algo lógico… esto debe ser muy preocupante, porque en ocasiones, con los radiadores encendidos, tengo escalofríos y ni siquiera la manta me reconforta. Suspiro a menudo, como si me faltara el aire. Y luego está lo del arco iris… me quedo  mirando el arco iris, un muñeco de peluche, escuchando una determinada canción o viendo una peli… de verdad, doctor, no sé qué me pasa, pero es una sensación continua que me desasosiega.”

– “Relájese. He apuntado los síntomas y creo que le puedo dar un diagnóstico. Puedo decir, sin lugar a equivocarme, que ESTÁ VD. ENAMORADA”.

– “ Y ¿eso es grave doctor” ¿tiene cura?”

– “La enfermedad evoluciona según el paciente y las circunstancias que le rodean… no puedo ser mucho más específico”.

– “Pero… ¿tiene algo que pueda aliviarme, me curaré con el tiempo?”

– “Verá, el tiempo suele ser un buen antídoto para este “problema”, normalmente acaba con él… pero hay casos agudos en los que ni el paso del tiempo es capaz de ahogar la enfermedad… en cuanto a cuidados paliativos… ¿ha probado a emborracharse?¿ Quiere unas cuantas pastillitas de estas? Le harán olvidarse de todo….”

Salí de la consulta y, no lo tenía muy claro, así que me dejé llevar y ver hacia dónde me conducía mi enfermedad.

Unos meses después, todo había acabado. No había síntomas, estaba estable.
Mi corazón latía rítmicamente, mi respiración y temperatura eran normales y no me fijaba ya en el precioso arco iris, pero…

– “Buenos días, doctor”.

– “Buenos días”, ¿qué tal está de aquella afección que tenía hace algún tiempo?

– “Todo ha acabado”, dije yo.

– “Estará más tranquila, supongo, ¿no?”

– “No doctor. ESTOY MUERTA”.

FELICIDADES A TODOS LOS ENFERMOS DE AMOR
– que han tenido la suerte de enamorarse, al menos, una vez.
– que han disfrutado de ese momento.
– que lo han conservado en el tiempo.
– que lo han transformado en algo grande.
– o incluso, que lo han sabido reciclar.

Fotografía: oncetv-ipn.net

Anuncios

2 comentarios en “Especialista en corazón por MoRius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s