El Pasillo por MoRius

Imagen

El pasillo los separaba.

Al fondo, el despacho minimalista del más joven y brillante ejecutivo, Nacho, de 33 años. En la entrada, la recepción, ocupada diariamente por Sofía, una guapa y agradable mujer de unos 30.

La calidez conyugal se congelaba en la oficina. Esa norma se había respetado durante los dos últimos años, hasta tal punto que compañeros suyos ignoraban su relación. El pasillo lo cruzaban muy pocas veces, trabajando en burbujas totalmente diferentes.

Esa mañana, Dani, compañero y amigo de ambos, sorprendió a Sofía con una confesión. Al principio se lo tomó a broma…pero el gesto de ceño fruncido fue sustituyendo la cara de asombro. Dani le había contado que su marido no había estado la tarde anterior en una reunión…por tanto… ¿en dónde carajos estuvo hasta tan tarde?

Su mente empezó a funcionar a mil por hora:
-¿Con qué motivo Dani le fue con el cuento? ¿se había comportado como un buen amigo avisándole de algo oculto? ¿tendría otras intenciones?
Y si analizaba su relación con Nacho, al que últimamente casi ni veía…
¿tendría su marido una AVENTURA?

No pudo mas y emprendió la marcha a través del pasillo como una locomotora encendida, la puerta cerrada tampoco le disuadió…

– ” Nacho, no me voy a andar por las ramas… quiero hablar contigo”
– “Claro, Sofía, siéntate un momento…”
– “No, no quiero sentarme, quiero saber por qué me has mentido y me has dicho que ayer estuviste en una reunión…”
– “Yo te lo explicaré…”
– “No, no me valen ya tus explicaciones, Nacho”… proseguía alterada Sofía…”no quiero más mentiras, ni excusas, no tienes tiempo para mí, en cambio pasas la tarde con… no quiero ni pensarlo…” 

Sofía, se había olvidado de dónde estaba, gritaba y se agitaba nerviosa por la habitación…mientras, su marido, intentaba hablar, calmarle, explicarle… pero sin éxito alguno… mientras Sofía seguía y seguía…

-“Ya lo imaginaba, no podías ser tan diferente al resto de los hombres, he visto cómo miras a Claudia, y mira que es un caballo, la tía… ¿no será ella con quién estuviste ayer…? No te preocupes…, seguía encendida… yo también sé cómo divertirme, cómo gustar a los hombres y si no, pregunta a tu amigo Dani… sí, sí… tu amigo… el mismo que me mira el escote y me ha contado lo tuyo…”

En ese momento, un movimiento captó su atención, fue cuando se dio cuenta del extraño biombo que se encontraba al fondo del despacho. Al caer, se encontró con los rostros estupefactos de los compañeros de la oficina, con Claudia y Dani en el centro, portando un (lo que parecía) regalo atrasado de cumpleaños.

Sofía quería morir y Dani, solo fue capaz de articular las siguientes palabras:

-” Creo que me he pasado con la excusa que inventé para atraer a Sofía al despacho de Nacho…”

Foto: singleladiesbilbao.blogspot.com
 
Anuncios

4 comentarios en “El Pasillo por MoRius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s